Referéndum, ¿Todo vale?

Ya lo han comentado todos los compañeros politólogos pero, una vez más, hay que decir que los referéndums no son demócraticos per se, hay que hacerlos bien para que lo sean.

Hay varias críticas que se le puede hacer a los referéndums. La primera es que la pregunta puede estar redactada de forma ambigua y las respuestas pueden inducir al votante a votar en un determinado sentido. En este caso la redacción, aunque algo larga, me parece suficientemente clara: ¿Está usted a favor o en contra de aceptar lo que se propone en estos dos documentos? El problema viene con los documentos en sí que, aunque parezca increíble, NO HAN SIDO PUBLICADOS ni traducidos al griego.

Al parecer, ni siquiera está claro cuáles son esos documentos, ni si son una propuesta formal de los acreedores de Grecia, que tampoco se especifica quiénes son. Y es que, aún en el caso de que los documentos se hubieran publicado con tiempo y traducidos al griego, estos probablemente sean extremadamente técnicos, y supongan un reto incluso para personas con una buena edcuación universitaria (¿Sólo deciden las élites?). Por otra parte, la difusión tendría que hacerse rápidamente, para que todo el mundo pudiese tomar una decisión informada, pero si sólo el 66 por ciento de los hogares tiene internet, ésta parece una tarea bastante complicada.

Entonces, ¿cómo son las campañas del sí y el no? Pues yo me imagino que una basada en la épica, la revolución y la lucha contra el opresor y la otra en infundir miedo acerca del futuro. Vamos, pura democracia libre y participativa.

Resumiendo, que parece que en este referendum el gobierno esta preguntando a la gente ¿Aceptamos estos documentos, que no conocéis ni tenéis acceso, o los rechazamos? O lo que es lo mismo ¿Os fíais de que hemos hecho todo lo posible en las negociaciones y vais a muerte con nosotros? Pues no sé al resto, pero a mí me parece un poco complicado que se pueda tomar una decisión como ésta sin información y sólo una semana para decidir. No me gustaría estar en el pellejo de los votantes griegos.

https://euobserver.com/economic/129369

P.D: Este referéndum se parece en cierto modo al pseudo-referendum que se presentaba en Cataluña. ¿Quiere que Cataluña sea independiente? Oiga, ¿y eso que significa? Porque si cambiamos la bandera y el idioma y todo sigue igual habrá gente que le parezca cojonudo, pero si se cambian las leyes, se imponen aranceles y se hace una autarquía igual esa gente vota que no. Y ambas opciones van incluídas en el sí-sí, porque propuestas firmes no había. “Usted firme que sí y luego si eso ya ya vamos haciendo un plan para Cataluña”, parecían decir.